Atrevete Ahora

Un chat sobre parejas y relaciones

Todavía no nos encontramos personalmente… ¿Tenemos una relación de pareja?

coracao-cup

Cuando dos personas se conocen a través de internet, es común que, incluso antes de encontrarse, ya hayan conversado bastante a través del chat o por voz. Es justamente en esas conversaciones donde se identifican las afinidades, lo que muchas veces hace brotar el interés entre ambos. Cuando los dos están en la misma ciudad y no hay ningún tipo de impedimento, lo más frecuente es que se arregle un encuentro enseguida. Ese encuentro puede confirmar las afinidades y hacer aumentar el interés, llevando a una relación más seria.

Sin embargo, no siempre los involucrados están en esa situación ideal en la que se puede arreglar un encuentro con facilidad. Muchas veces las personas viven en ciudades a muchos kilómetros de distancia o tienen otro tipo de obstáculo.

En estos últimos casos, la solución es continuar conversando a la distancia solo a través de internet o telefónicamente. De esta forma, incluso sin encontrarse, la relación avanza. Uno pasa a conocer mejor al otro, se encuentran semejanzas (y diferencias, claro) entre ambos, surge la admiración mutua, la atracción… ¡Y hasta la pasión! Pero ¿cómo estar enamorado(a) de alguien sin haberlo(a) encontrado personalmente? ¿Es posible?

Acostumbro decir que, tratándose de relaciones, todo es posible. Eso porque estamos hablando de sentimientos y los sentimientos no siguen demasiado la lógica o la racionalidad. Así, es posible enamorarse de alguien sin haber estado nunca cara a cara con la persona.

Cuando surge la pasión y, principalmente, cuando esta pasión es mutua, es común que surja la duda: “¿qué somos uno del otro? ¿Tenemos una relación de pareja?” El cuestionamiento es bastante razonable ya que el enamoramiento y el deseo de encontrar al otro hacen que las búsquedas de una relación se detengan. De esta forma, uno termina manteniéndose fiel al otro.

Sin embargo, muchas veces la pregunta queda simplemente flotando en el aire, sin verbalizarse durante las conversaciones. La razón para eso es que los involucrados generalmente tienen miedo de mencionar el asunto y parecer demasiado apurados o incluso tienen miedo de aparentar estar presionando a la otra persona de una forma indeseable.

Bien, si una relación de este tipo se apoya principalmente en el diálogo (escrito u oral), ya que ambos todavía no se encontraron, ¿por qué dejar este asunto tan importante fuera de las conversaciones? Pienso que es importante que se lo trate y se converse abiertamente, de forma franca y clara. Conversar sobre cualquier tema no significa necesariamente estar exigiendo o recriminando algo al otro. Por eso, el tono no debe ser de recriminación sino de conversación.

Hablar sobre ese tema es una buena idea por varios motivos. Primero porque modera la ansiedad y la tensión de simplemente no saber el propio “estado civil”. Segundo porque los dos pueden darse cuenta de que comparten las mismas expectativas e intenciones sobre la relación y también pueden alinear esas expectativas e intenciones. Imagínate qué pasaría si uno(a) cree que está en una relación de pareja y el(la) otro(a) se considera solterísimo(a).

En caso de que la pareja converse sobre el tema y decida que están en una relación de pareja, incluso antes del encuentro, surge una nueva pregunta: ¿qué decir a los otros? Es común que las personas sientan recelo de contar a sus familiares, amigos y conocidos sobre la relación y ser criticadas por eso. Sobre eso, pienso que, en primer lugar, nadie está obligado a compartir todo con todo el mundo. Si alguien no tiene ganas de contar la historia a los otros, es mejor que simplemente no lo haga. Eso no tiene nada de malo.

Sin embargo, creo que cuando las cosas están bien entendidas internamente, es más fácil explicárselas a los demás. Cuando una persona está aceptando bien su relación de pareja, tal vez tenga más facilidad para explicar a los conocidos cómo acontecieron las cosas sin tanto miedo de ser criticado.

Es importante tener en mente que una relación de pareja que empieza de esta forma no es peor ni mejor que otra. Internet es hoy un medio más a través del cual podemos conocer personas y relacionarnos con ellas. Y saber usarla bien para este fin no es un defecto, sino una virtud.

  • Dra. Mariana Matos Psicóloga

    Psicóloga, mestre y doctora en Psicologia Clinica por la Universidad Católica de Rio. Investigadora del Nucleo de Estudios sobre Tecnologia y Subjetividad (NETS), del departamento de Psicologia de la Universidad Católica de Rio y miembro del equipo de investigadores del INCT en Web Science como becaria del pós-doctorado junior, por el CNPq. Adora realizar actividades al aire libre, estar en compañia de amigos y viajar.

    Ver todos os artigos de Dra. Mariana Matos

Comentários

Leave your comment here